Contact Us
Address: 103 Reade St, New York NY 10013
Follow Us

Blog

salud
Nutrición y Alimentación

ADIÓS A LA ANSIEDAD ENTRE HORAS

Una alimentación sana y equilibrada nos ayuda, tanto a nivel físico como emocional, a mantener un buen estado de ánimo y sentirnos mejor. Por lo tanto, es fundamental que dediquemos una pequeña parte de nuestro tiempo a planificar las comidas de una forma variada; tarea fácil, dada la gran diversidad de productos alimenticios, no procesados, que disponemos en nuestros mercados. Tendremos en cuenta las necesidades de lípidos, proteínas e hidratos de carbono, de acuerdo a nuestro peso, talla, edad, sexo, actividad física y otros muchos factores.

Aún así, en ocasiones nos apetece picotear algo y recurrimos a bollería, rebozados, etc., que alimentan poco y aportan azúcares y grasas saturadas que, curiosamente, nos abren más el apetito en lugar de calmarlo y, además, nos hacen desear más de ese mismo tipo de productos.

Hay alimentos y trucos que nos permiten reducir esa ansiedad de ingerir cualquier cosa por nociva que sea. Vamos a enumerarlos:

  • Zanahorias y también frutas como manzana, plátano u otra fruta que te guste. Te dará energía y su fibra te saciará. Mastica siempre despacio.
  • El zumo de tomate natural calma el hambre y es muy nutritivo.
  • Un puñado de frutos secos (nueces, almendras, cacahuetes). Son excelentes para levantar nuestro ánimo y disminuir la ansiedad por picar. Elígelos naturales, es decir, sin tostar, sin freír y sin sal.
  • El yogur sienta muy bien a cualquier hora del día. Contiene probióticos que ayudan a disminuir nuestro estrés y ansiedad.
  • Un vaso de leche tibia, bebida con lentitud, nos nutre y nos da la sensación de relajación.
  • La avena es rica en vitamina B, magnesio y fibra y contribuye a la buena salud del sistema nervioso, funcionando como un suave relajante.
  • Infusiones de jengibre y regaliz que reducen el apetito y levantan el ánimo. No abuses del regaliz si tienes tendencia a la hipertensión.
  • Procura no tomar azúcar blanco. Usa mejor miel pura (media cucharadita es suficiente) o en su defecto panela o endulzante natural.
  • Aprovecha para beber un vaso de agua. A veces es suficiente para reducir las ganas de picar, siendo además un elemento esencial para el organismo.
  • Si quieres comer dulce sí o sí, elige uno que sea bueno. Puede ser chocolate con más de 80% de cacao. Saboréalo despacio para que te cunda más. Después bebe un poco de agua y lávate los dientes. Este truquito reduce las ganas de seguir comiendo dulce.
  • Pasea. Sal a la calle y camina un rato, sin prisa pero sin pausa. No te pares en escaparates ni en tiendas. Concéntrate en tu respiración, llena tus pulmones de aire y expúlsalo lentamente. Disfruta de ese momento, tu estado emocional tiene mucha importancia en la forma de alimentarte… y viceversa.

Si te apetece puedes seguir leyendo aquí un poco más sobre el tema de ansiedad emocional que tanto nos afecta y preocupa hoy en día.

¡Espero haberte ayudado!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.